Émora | EL CHANTAJE EMOCIONAL familiar, en la pareja, en amigos… Émora Psicólogos en Barajas Canillejas

Chantaje emocional: cómo afecta a nuestras relaciones sociales

chantaje-emocional-que-es-definicion-ejemplos

emora-psicologos-contacto-twitter    emora-psicologos-contacto-instagram    emora-psicologos-contacto-linkedin

emora-psicologos-contacto-spotify   emora-psicologos-contacto    emora-psicologos-contacto-youtube

whatsapp-psicologo-rosario

El siguiente relato sobre chantaje emocional está inspirado en hechos reales:

Hoy, después de un largo día de trabajo en Madrid, después del ajetreo y del estrés constante, me he parado por un momento a reflexionar. Quiero pedirte que estés atento a esta reflexión, porque es muy posible que te venga bien recapacitar conmigo.

En este momento de mi vida, me parece importante echar la vista atrás y recordar todos aquellos momentos que he pasado. Quizá con este escrito te sientas reflejado/a, quizá puedes recordar situaciones en las que te ocurrió algo similar, quizá esta sea la manera de recordarlo y empezar a trabajarlo. En cualquier caso, espero que te ayude también a valorar cómo influye en nuestras vidas la manera de comportarnos con los otros.

chantaje-emocional-madre-padre-hijos-familiar-pareja

Chantaje emocional ejemplos

Hace unos meses que acudo a una Psicóloga en Madrid (en la zona de Barajas, Canillejas). Acudí por un problema de ansiedad que pronto pudimos apaciguar. En este sentido, ya sé de qué manera actuar cuando aparecen ciertos pensamientos, conductas o sensaciones corporales que me bloqueaban por completo. Esto para mí es un gran avance, porque antes de ir a la Psicóloga no sabía gestionar bien este tipo de situaciones.

En el proceso psicológico, fui haciéndome consciente de pequeños detalles que hoy en día sigo trabajando. Mi vida ha estado repleta de obstáculos y por fin he encontrado un lugar para mí, un momento en el que pararme a reflexionar, a conocerme más a mí misma y a trabajar todo aquello que me supone un problema.

En una de las sesiones, me di cuenta de que mi manera de interactuar con los demás quizá no era la más adecuada. Comprendí que había aprendido una manera de comportarme con los demás que no era adaptativa. Me hice consciente de que cuando pedía algo a los demás, lo hacía manipulando e incluso generándoles culpabilidad si no cedían a lo que les pedía. Al fin y al cabo, me hice consciente de que, en vez de comunicarme de manera asertiva con mi entorno, utilizaba el chantaje emocional en la mayoría de las ocasiones.

Chantaje emocional de padres a hijos

Echando la vista atrás, incluso cuando era muy pequeña, recuerdo algunas situaciones en las que mis familiares realizaban chantajes del tipo: “Aurora, si no te comes esto eres una niña mala y te voy a dejar de querer”; “como sigas así me voy a trasladar de Madrid al Caribe a descansar de todo esto”. Recuerdo que estas frases, a pesar de que únicamente eran palabras, hacían que tuviese mucho miedo a perder a mis padres. Me daba pánico que en algún momento mis padres me dejasen de querer e incluso me abandonasen. Yo no tenía hermanos, y oír este tipo de frases me acercaba aún más a mi temor de quedarme sola.

Chantaje emocional de hijos a padres

Recordando este tipo de situaciones, me he dado cuenta de que posteriormente yo misma empecé a utilizar el chantaje emocional, es posible que aprendiese que actuando de esta manera podría conseguir aquello que pedía. Sin embargo, ahora me doy cuenta de que hay otras maneras de pedir las cosas, que a través de la manipulación se deterioran enormemente nuestras relaciones sociales.

Cuando era adolescente, recuerdo que cuando pedía algo a mis padres, lo hacía a través de frases como: “pues los padres de Laura sí le han dejado ir a la fiesta, se nota que son buenos padres, no como vosotros…” Como verás, comparaba continuamente a mis padres con otros para que se sintiesen mal y finalmente me dejasen hacer cosas que quería en ese momento. A través de estas palabras, les hacía sentir mal y pretendía conseguir lo que me proponía. Lo peor de todo es que en numerosas ocasiones lo conseguía, por lo que no cambiaba mi manera de interactuar con ellos. Aprendí que era una buena manera de convencerles, sin embargo, poco a poco me fui dando cuenta de que interactuar con ellos de esta manera iba deteriorando cada vez más nuestra relación.

emora-psicologos-madrid-barcelona-sevilla-online-ansiedad-estres-depresion

Chantaje emocional pareja

Ahora recuerdo que, años más tarde, el chantaje emocional también estuvo presente en mi primera relación de pareja. Cada vez que pedía algo lo hacía de esta manera: “no me haces caso, luego no te quejes cuando tontee con otras”, y yo respondía con frases como: “haz lo que quieras, pero si luego te arrepientes y quieres volver, como has hecho otras veces, que sepas que esta vez no quedaremos ni como amigos”.

En este momento me doy cuenta de la cantidad de manipulaciones que podemos hacer a lo largo del día. Me parece algo increíble. Cuando en realidad, las cosas se pueden pedir de otra manera. Ahora me doy cuenta de que todo habría sido más fácil si me hubiese comunicado su necesidad de estar más tiempo de calidad conmigo o si yo le hubiese comunicado que realmente me apetecía mucho estar con él.

Chantaje emocional familiar, pareja, amigos

Y esto no termina aquí, también recuerdo el momento en el que tuve que tomar una decisión para elegir una carrera universitaria. Por aquel momento, estaba convencida de cursar Filosofía, pues me parecía muy interesante, me llamaba la atención y tenía muchas ganas de estudiarlo. Como no podía ser de otra manera, mis padres acudieron al chantaje emocional con frases como: “tú verás, yo ya te he avisado que con eso no te ganarás la vida. Sería mucho mejor si hicieses una Ingeniería, pero haz lo que quieras, luego que no te extrañe si no te puedes ganar la vida con eso”.

psicologo-online-madrid-terapia-psicologia-on-line-desde-casa

¿Por qué? Hoy me pregunto por qué llegamos a ser tan injustos. Por qué intentamos anteponer nuestras opiniones pagando el precio que sea. Por qué no utilizamos la palabra para comunicar cómo nos sentimos o las necesidades que tenemos en ese momento. Hoy me pregunto por qué, en muchas ocasiones, preferimos comunicarnos de esa manera que tanto daño puede llegar a hacer. Espero que este escrito te ayude tanto como lo ha hecho a mí, a darte cuenta de que la comunicación asertiva es fundamental para construir unas relaciones sociales satisfactorias. Que te ayude a huir del chantaje emocional como estrategia, porque genera inseguridad, resentimiento, deteriora nuestras relaciones con los otros y representa una manera de comportarse que puede pasar de generación a generación.

Espero que te haya gustado este microrrelato, muchas gracias por leer hasta aquí.

Si necesitas ayuda psicológica, no dudes en ponerte en contacto con nosotros, estaremos encantados de poder ayudarte.

whatsapp-psicologo-rosario

– Escrito por Alicia JiménezPsicóloga del Equipo de Émora.

mejor-blog-psicologia-personalizado-pareja-infantil-adulto-familia-jovenes

En nuestro Blog de Psicología y en nuestras redes sociales, cada día compartimos contenido psicológico que puede interesarte.

Te animamos a seguir nuestras cuentas y a nuestro hashtag #RegálatePsicología:

emora-psicologos-contacto-twitter    emora-psicologos-contacto-instagram    emora-psicologos-contacto-linkedin

emora-psicologos-contacto-spotify   emora-psicologos-contacto    emora-psicologos-contacto-youtube

Si has leído este artículo, también te puede interesar:

pautas-sobre-psicologia-como-hacer-recomendaciones
cuentos-cortos-para-adultos-historias-infantiles
microrrelatos-ejemplos-cortos-psicologia-relatos
mejores-podcast-psicologia-cientifica-aprender-psicología-conductual
juegos-psicologicos-entretenimiento-psicología-memoria-asertividad
libros-de-psicologia-recomendados-opiniones-reseñas-criticas-lectores

contacto-emora-psicologos-online-presencial-email-telefono
whatsapp-psicologo-rosario