psicologo-deportivo-rejas-barajas-alameda-ansiedad-presion-miedo-concentracion

 

Querido amigo, te conozco desde hace años:

Primero te vi jugar por televisión.

Me hacías disfrutar y te seguía como cualquier otro espectador.

Un día me llamaste. Me dijiste que tenías un problema. Necesitabas solucionarlo.

Tuve que cambiar mi mirada hacia ti. Ya no podía verte como a un deportista

profesional, como a un superhéroe al que todos los niños quieren imitar.

Tuve que hacer un gran esfuerzo como profesional: si quería ayudarte, tenía que verte como a

una persona cualquiera.

 

En realidad, es lo que eres. Aunque sí, también tienes poderes especiales.

Poderes que te llegaron fruto de una genética privilegiada.

Fruto también del duro, durísimo

entrenamiento técnico durante todos los días de tu vida, desde que elegiste tu deporte.

Y fruto de la exposición constante a situaciones estresantes, que te han dado, como a

todos tus compañeros y compañeras deportistas, un manejo increíble de las

habilidades psicológicas necesarias para disfrutar de momentos que el resto de

personas sólo podemos soñar.

 

De hecho, incluso tú, que ahora tienes un problema, sigues estando a un nivel

psicológico infinitamente superior al de la mayoría de las personas de nuestra sociedad.

Es algo que llevas entrenando, sin darte cuenta, desde que empezaste a

practicar tu deporte. Y aunque la gente seguirá juzgando tus acciones por tu físico o

tus estadísticas, es el factor psicológico el que te diferencia, y el que en última

instancia te llevará a la victoria. Fíjate en el mundo que te rodea: todos tratan de

obtener, sin el esfuerzo que tú has puesto, esas cualidades que te hacen exitoso a

nuestros ojos: el mundo de la empresa, la política, la educación… Todos tratarán de

imitar el modelo que tú llevas en la sangre, después de tantos años de entrenamiento.

Aunque todavía seas tan joven.

 

Pero sí, apareciste delante de mí un día. Y tuvimos que ponernos a trabajar.

 

Recuerdo algunas preguntas que te hice:

“¿Sientes que no eres el mismo compitiendo que entrenando?”

“¿Tienes la sensación de que te bloqueas en los momentos en los que deberías mostrar todo tu potencial?”

“¿Hay personas a tu alrededor que no te dejan concentrarte para dar lo mejor de ti?”

“¿Te pones nervioso en momentos en los que te gustaría dominar la situación?”

“¿Tienes pensamientos que te debilitan cada vez que cometes un error?”

“¿Notas que tu cuerpo hace cosas que sólo muestra en la competición: boca seca,

dolor de tripa, nervios al comunicarte, falta de precisión muscular, problemas para

atender a todos los estímulos a los que sí eres capaz de atender mientras entrenas…?”

“Cuando fallas o algo no sale como te gustaría, ¿te dices cosas como estas?:

 

Dedícate a jugar a las chapas…

Cómo puedo ser tan malo…

Siempre me pasa lo mismo…

No sé para qué sigo jugando…

 

Tras escuchar tus respuestas en la primera entrevista, realizar una evaluación a

todos los niveles, y presentarte el análisis, te dije: sí, parece que estás en medio de un

proceso de ansiedad.

 

Sobre nuestro trabajo no escribiré nada. Aquí no eras famoso, sino una persona

cualquiera que vino a solucionar un problema. Hiciste un gran esfuerzo por

comprender y modificar aquellos comportamientos que estaban manteniendo el

problema. Lo solucionaste, y ahora eres un deportista más increíble todavía.

 

Sin embargo, quiero recordarte algunas cosas importantes de las que hablamos, y

que quizá le sirvan a alguien más que se vea representado por tu situación:

 

- Un problema psicológico es aquél que no te deja vivir de una forma adaptativa,

normal, una situación que se da frecuentemente en tu vida.

 

- No es una enfermedad, no tienes nada que funcione mal dentro de ti. Es sólo un mal

aprendizaje de tu organismo ante ciertas variables externas. La buena noticia es que,

como cualquier aprendizaje, se puede modificar si se trabaja de la forma adecuada.

 

- La ansiedad no es mala. Esa sensación… parece horrible, ¿verdad? Pero piensa lo

siguiente: si es tan mala, ¿por qué la mantiene tu organismo cada vez que vives esa

situación? Tu organismo ha aprendido de una manera que no te gusta. Te está

diciendo que hay peligro ante una situación que a ti, de verdad, te gustaría dominar.

 

- No te mediques. Como decía, se trata de un problema de aprendizaje. Es la

interacción de tu organismo con un ambiente concreto lo que ha de ser expuesto al

trabajo de un profesional de la Psicología. Consulta con un médico, pero si el

diagnóstico resulta ser un problema de ansiedad, haz lo siguiente:

 

- Busca un profesional en Psicología. Mejor aún si es especialista en tu deporte.

Pero lo más importante es que esté acreditado como psicólogo, colegiado, y que

trabaje siguiendo las pautas de la psicología cognitivo-conductual. Es la única que

asegura una efectividad en la resolución de estos problemas. Como ejemplo, te diré

que los únicos tratamientos psicológicos que cubren las compañías de seguros

estadounidenses son los que trabajan desde el marco cognitivo-conductual. Método

científico, el mismo que te ha llevado a jugar a ese gran nivel, preparando y

entrenando tu cuerpo.

 

- Por último, recomienda encarecidamente a tu entrenador, a tu club y a tu federación

que cuenten con este profesional en su plantilla, pues ayudará a conseguir que, si se

estropea algo, se arregle mucho más rápido. Y esto, sin duda, aumentará tu

rendimiento, que es en realidad de lo que va tu trabajo. Ser siempre el mejor. Ser

siempre mejor que tú mismo.

 

 psicologo-madrid-experto-rendimiento-deportivo-ansiedad-estres

 – Para leer el artículo anterior, pulsa aquí.

 libro-de-psicologia-para-verano

 

 

Y si te apetece seguir viendo contenido psicológico creado por Émora Psicólogos… Echa un vistazo a nuestro Blog:

 

 

Junio 2020

Émora Psicólogos para Jóvenes, Adultos y Familias en Madrid (Canillejas, Rejas, Plenilunio).

Calle Aramayona, 3 – 28022 Madrid

Teléfono: 91 495 62 82 / 672 79 94 03  

psicologo-en-canillejas-alameda-de-osuna-barajas-ansiedad-depresion-fobia-miedo-estres

 

 

- Editado por Alicia Jiménez, Psicóloga del Equipo de Émora.

 

psicologos-plenilunio-canillejas-rejas-adultos-infantil

Comments are closed.