El siguiente relato está inspirado en hechos reales.

 

El caso de una madre preocupada por su hija de 18 años.

 

 

Gloria tiene 18 años. Es mi hija. Tengo otros dos hijos, varones, de 14 años. Son mellizos.

 

El que sea padre entenderá lo que voy a decir ahora: no es que quiera más a unos que a otros, pero por ella, mi primera hija, siento algo especial.

 

Hace seis meses que cambió. Sé que no fue de golpe. Pero yo me di cuenta de un día para otro.

 

Un domingo se despertó y no salió corriendo a pedirme que por fa – por fa le hiciera crepes para desayunar. Simplemente se quedó en su habitación.

 

 

Desde entonces, alerta todos mis sentidos e intuición de madre, he descubierto cosas.

 

 

 

Psicólogo-en-Coslada-madre-hija-2

 

Algunas de ellas me han dejado tan “en shock” que no soy capaz de escribirlas, ni de mencionarlas.

 

 

Sé cosas de mi hija que no querría haber sabido nunca.

 

 

Y lo peor de todo, sé que desconozco lo más importante. Lo que calla. Por lo que ella calla.

 

 

He intentado hablar con ella en varias ocasiones. Preguntarle. Ponerle el ejemplo de otra persona. Acercarme…

 

 

Pero parece anticiparse a cada uno de mis movimientos. Tiene una barrera muy grande. Enorme.

 

 

 

Psicólogos-en-Coslada-hija-madre-2

 

 

Es mi hija y sé que no está bien. Así que he decidido consultar a un profesional.

 

Hemos hablado y me ha dado algunas instrucciones para abordar, de otra manera, el tema con mi hija.

 

 

Por fin llega el momento adecuado. Sigo las pautas que tan bien he aprendido. Ella hace un amago de rechazo, como es habitual. Pero parece abrir una puerta en ese gigantesco muro.

 

 

Le hablo del Psicólogo. De cómo he pasado yo los últimos seis meses y por qué sigo estos pasos. Me emociono, no puedo evitarlo. Veo que a ella le ocurre lo mismo.

 

 

 

Psicólogos-Coslada-Madres-Hijos-2

 

 

 

Ahora estamos juntas en el sofá. Hemos conversado durante dos horas. Estoy más tranquila. Siento que hay una salida. Ella también quiere hablar con un profesional. No se separa de mí.

 

 

 

Tiene miedo y a la vez está aliviada, lo noto. Necesita ayuda. Necesitamos ayuda. Como cada persona en algún momento de su vida.

 

 

Si eres madre, o padre, y te preocupa tu hijo o hija, como a mí, te digo lo que yo hice:

 

 

Me pregunté cómo podía ayudar a mi hija. Nada más.

 

 

Pero tardé seis meses en llegar a esa pregunta tan simple.

 

 

 

Si te has sentido identificada, espero haberte inspirado para actuar.

 

 

 

Enero 2019

Émora | Psicólogos en Coslada para Jóvenes, Adultos y Familias

Avenida de la Constitución, 85, Portal 6, 1º-1

28823 Coslada, Madrid

 

Cuándo ir al Psicólogo: el caso de una madre preocupada por su hija
5 (100%) 1 vote

Deja un comentario